El consorcio del Canal de Panamá achaca sobrecostes a problemas geológicos