El caníbal que le comió el rostro a otro actuó bajo los efectos de una nueva droga