La novia del caníbal de Miami sale en su defensa