Caroline Kennedy, en calesa ante el emperador de Japón