Las emotivas cartas de los niños atrapados en Tailandia dan un grito de esperanza a sus padres