Castro, ¿en fase terminal?