El ministro de Interior francés reconoce que los sospechosos habían sido vigilados