Charlie Hebdo, años en el punto de mira de los fantáticos integristas