Graves episodios de violencia racial asolan la ciudad estadounidense de Charlotte