Chernóbil, destino de turismo extremo