Una chilena de 92 años ha vivido medio siglo con un feto en su vientre