Lloraba por la desaparición de su familia y era el asesino de su mujer y sus hijas