El monólogo surrealista de Clint Eastwood