Comienza en Cuba la cuenta atrás para la llegada de los norteamericanos