Comité de la ONU renueva la polémica que condena la difamación de religiones