Un cónclave bajo el más estricto de los protocolos