El Congreso de EEUU inicia una semana "clave" en la disputa presupuestaria