El Congreso aprueba la LPI sin el apoyo de la oposición ni del sector cultural