Connery no acude a los juzgados