Continúan las protestas contra el atentado de Egipto mientras los coptos critican al Gobierno