Costa de Marfil trata de cobrar la normalidad tras la caída de Gbagbo