Crece el enfado de los londinenses tras el incendio en la torre Grenfell