Cuba aguarda sin expectativas la celebración de los 50 años de la revolución