Unas 15.000 piezas antiguas pueden acabar en el mercado negro por la guerra