Un turista alemán sobrevive dos semanas perdido en Australia comiendo moscas