Seis de cada diez profesionales esconde su depresión y sigue volando