Desmienten que la carne de vacuno procedente de Fukushima esté contaminada