Después de 23 años, descubren que no estaba en coma