Devuelven a Moscú al niño de siete años al que habían adoptado