El Día E llega a Pekín