Dilma Rousseff defiende su inocencia y resta legitimidad al gobierno de Michel Temer