Copenhague revive el horror del terrorismo islámico