Domingo de indignación en la Plaza Tahrir