Donald Trump refuerza su política antiinmigración enviando más militares a la frontera con México