La ruptura del acuerdo de París, una oportunidad para que Europa lidere las energías renovables