Trump y Merkel coinciden en que todos los socios de la OTAN paguen lo justo