Los Duques de Cambridge, de gala