Duro golpe a las FARC