EEUU cree que en Libia podrían haber muerto hasta 30.000 civiles