EEUU advierte a sus nacionales de que son objetivos de la violencia