EEUU descarta una intervención militar