EEUU evita la suspensión de pagos