EEUU reconoce que la operación era para matar a Bin Laden y no para detenerle