Los republicanos moderados, los grandes perdedores de la crisis del Gobierno federal