La televisión pública egipcia muestra una realidad que no existe