La calma regresa a El Cairo tras una noche de manifestaciones anti-Morsi