Egipto no recupera aún la rutina