El Ejército ocupa la principal favela de Río de Janeiro