Los líderes laborista, liberaldemócrata y del UKIP dimiten por la derrota electoral