El grupo Emiratos Islámicos del Cáucaso se atribuye el atentado de Moscú